Requisitos generales

Según la norma ISO 22000, la organización debería establecer, documentar, implementar y mantener un Sistema de Gestión de la Inocuidad de los alimentos, el cual resulte eficaz y ademas siempre que sea necesario deberá actualizarlo, de acuerdo con los requisitos de esta norma.

Por otro lado la organización también debería definir el alcance concreto de este Sistema de Gestión de la Inocuidad de los alimentos. Dicho alcance debe considerar específicamente los productos o las categorías de productos, así como los procesos y lugares de producción, donde ademas debe incluir el sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos

Por lo tanto la organización  debe cumplir con las siguientes consideraciones:
  • Asegurar que todos los peligros que atenten la inocuidad que, y que ademas se espera que ocurran en relación a los productos considerados dentro del alcance del sistema se encuentren identificados, evaluados y controlados, de modo que estos productos no hagan daño directa ni indirectamente al consumidor final.
  • Comunicar la información apropiada y necesaria a lo largo de la cadena alimentaria, que considere temas relacionados directamente con sus productos.
  • Comunicar la información relacionada directamente con el desarrollo, implementación y actualización de su Sistema de Gestión de la Inocuidad de los alimentos dentro de la organización, en un nivel necesario, el cual permita asegurar la inocuidad de los alimentos.
  • Evaluar de manera periódica y así mismo actualizar cuando se requiera, el Sistema de Gestión de la Inocuidad de los alimentos, con el fin de asegurar que el sistema de algún modo muestra las actividades de la organización, y ademas incorpora la información actualizada sobre los peligros que podrían afectar la inocuidad.
Se debe tener en cuenta que cuando la organización decida sub contratar cualquier proceso que llegue a afectar la conformidad del producto final, esta organización debería asegurar el control absoluto sobre dichos procesos, los cuales ademas deben ser previamente identificados y documentados dentro de su Sistema de Gestión de la Inocuidad de los alimentos.