Carbunclo o Antrax

Cuando se habla del Carbunclo o Antrax, nos referimos a una enfermedad muy grave de naturaleza infecto-contagiosa que afecta principalmente a los rumiantes, que ademas resulta aguda, febril y zoonótica, lo que significa que no es solo propia de los animales, ya que también puede afectar al hombre. Puede transmitirse también a distintas especies animales de orden doméstico como los ovinos, bovinos, equinos , cerdos, entre otras, así mismo también puede afectar a especies silvestres.

El agente causante o etiológico de esta enfermedad es el Bacillus anthraci, bacteria que tiene la característica particular de presentar cápsula y producir cierto tipo de toxinas que son las que ocasionan la muerte del huésped. Asimismo cuando esta bacteria entra en contacto con el oxígeno, llega a formar una especie de espora, que es una forma resistente de la misma, lo que le permite resistir y sobrevivir a las condiciones climáticas mas severas, permaneciendo así activas en la naturaleza por tiempos prolongados en alimentos secos, lanas y cueros de animales, objetos contaminados e incluso en el suelo.

De esta manera estas bacterias siguen representando un grave riesgo mientras están presentes en el ambiente, y cuando ingresan a un organismo animal, nuevamente se reconstituyen de la forma vegetativa, produciendo las toxinas que son las causantes de la muerte de los animales infectados.

Una vez muertos los animales por acción de estas toxinas, los bacilos presentes en los líquidos que emergen de los cadáveres de manera natural o por apertura de los cuerpos por el hombre o por animales predadores, nuevamente esporulan y estas esporas permanecen activos en el suelo por tiempos prolongados, hasta repetir el ciclo, logrando de esta manera perpetuar esta enfermedad en amplias regiones, donde se cría estos animales.

Por tanto la forma mas frecuente de infección en los rumiantes es la digestiva, ya que las esporas ingresan al organismo del animal a través de los pastos o alimentos concentrados contaminados. Una vez que estas esporas ya se encuentran dentro del organismo, llegan a germinar e inician una invasión masiva a los distintos tejidos del organismo, lo que al final provoca su muerte.

En el caso de otros animales también suelen contaminarse por la vía digestiva, por ejemplo en el caso de los cerdos y animales carroñeros se enferman al consumir carne o vísceras contaminados con esta enfermedad, siendo incluso el agua otra vía de contaminación, si esta ha permanecido en contacto con restos de cadáveres infectados, o simplemente arrastra las esporas que han podido quedar en el suelo.

Sintomatología en animales
Uno de los síntomas mas comunes del carbunclo es que casi siempre se produce la muerte súbita en ganado vacuno, ovinos, bovinos, caprinos y rumiantes silvestres. Son pocos los casos en que se ve a los animales con síntomas clínicos de esta enfermedad como la dificultad al andar, temblores en su organismo y dificultad al momento de respirar. Generalmente los animales infectados son encontrados muertos y presentan un escaso rigor mortis, con signos de haber arrojado bastante sangre, y ademas el cuerpo tiende a descomponerse rápidamente. De esta manera en los animales, la enfermedad se manifiesta en tres formas:

Forma Sobreaguda, la cual suele presentarse generalmente en ovinos, bovinos y caprinos y se caracteriza por presentarse de manera brusca y las consecuencias son rápidamente mortales.

Forma Aguda, la cual suele ser muy frecuente en ovinos, bovinos y equinos y se caracteriza por la presencia de fiebre, ausencia de rumia, sobre excitación, dificultad respiratoria, movimientos involuntarios, fuertes convulsiones y posteriormente la muerte.

Forma Crónica, la cual es propia de especies menos susceptibles a contraer este tipo de enfermedad como los porcinos, equinos y perros, sin embargo si se produce un brote en un grupo de estos animales, algunos serán víctimas de la forma aguda, pero la mayoría se contamina de la formas crónica, lo cual implica la presencia de un edema de la faringe y de la lengua, lo que ocasiona que el animal expulse una especie de mezcla de espuma y sangre por la boca, lo cual provoca que los animales mueran por asfixia.

Sintomatología en el hombre
En el caso del hombre el período de incubación toma un tiempo alrededor de 2 a 5 días, presentándose 3 formas clínicas muy usuales:

Forma Cutánea, que es la más común y se da cuando el hombre contrae la enfermedad por estar en contacto con animales infectados o con los cadáveres de estos, así como con lana y cueros contaminados. Básicamente los síntomas consisten en la presencia de picazón en la piel, para después formarse una especie de pápula o lesión que al final se convierte en una escara o costra negra. Lo peligrosos es que esta lesión en la piel no es dolorosa, por lo que los pacientes no acuden al médico a tiempo, provocando que la infección avance hasta producir una violenta septicemia o infección con la posterior muerte del infectado.

Forma Pulmonar, que consiste en la contracción de los pulmones por inhalación de las esporas de esta bacteria. El indice de letalidad es muy alto a pesar de que en un principio la sintomatología tiene una apariencia leve y se parece bastante a una simple infección de las vías respiratorias, sin embargo el cuadro clínico se agrava con la presencia de fiebre, shock violento y la posterior muerte.

Forma Gastrointestinal, que consiste en contraer la enfermedad por ingestión directa de carne proveniente de animales enfermos, lo que provoca una violenta gastroenteritis con presencia de vómitos y deposiciones con hemorrágia, lo que provoca una infección general del organismo que de no ser tratado a tiempo, puede provocar la muerte.

Control y Prevención
Para combatir la presencia de esta enfermedad, se hace en su etapa temprana, por lo que si se llegase a detectar su presencia, se debe tratar a los animales enfermos inyectándoles una mezcla de penicilina con estreptomicina o también se puede emplear oxitetraciclina de largo efecto.

Si en caso se tiene un cuadro de animales muertos y se sospecha que fue provocado por carbunclo, es recomendable no realizar la necropsia respectiva, para así evitar la diseminación de las esporas. Si se desea determinar la causa de la muerte, se debe muestrear cuidadosamente parte de la sangre expulsada por el animal o muestrear un ganglio de fácil acceso, teniendo mucho cuidado al momento de trasladarlo al laboratorio. Finalmente los cadáveres deben ser quemados o enterrados a una profundidad considerable, para evitar el contacto con los animales predadores.

Finalmente la mejor manera de prevenir la presencia de Carbunclo o Antrax, es someter a todos los animales propensos a contraer esta enfermedad a un proceso de vacunación.