Concentrados para ganado lechero

Existen muchos tipos de alimentos balanceados, cuya composición va en función de las necesidades del consumidor final, como es el caso del ganado lechero, que muchas veces requiere mantener una dieta balanceada que permita aportar la energía necesaria para lograr eficientes rendimientos en la producción de leche. De esta manera se estará creando las condiciones necesarias para aprovechar la buena genética de estos animales, sacándole el máximo provecho y tambien se podrá salvaguardar la salud de estos animales.

Por tanto se debe tener cuidado con elegir el concentrado mas apropiado para maximizar los beneficios que este tipo de alimentos puede aportar a nuestro ganado lechero. Básicamente el tipo de concentrado se elige en función de los efectos que este puede tener en las funciones del rumen, recordando que estos deben ser alimentos bajos en fibra pero con alto suministro de energía. Ademas un buen concentrado puede requerir tambien de cierta cantidad de proteínas, para lo cual es necesario saber que los granos de cereales tienen menos del 12% de proteína cruda, mientras que las harinas provenientes de semillas oleaginosas como el algodón o el maní llegan a tener  mas del 50% de proteína cruda, siendo superadas por las harinas de pescado cuyo porcentaje promedio es del 68% de proteína.

Ademas se debe considerar que los concentrados tienen un alto grado de palatabilidad por lo que normalmente son consumidos de manera rápida, y ademas por sus características físicas, un concentrado tiene poco volumen por unidad de peso, que resulta contrario en el caso de los forrajes, y ademas los concentrados no estimulan la rumiación, mientras que los forrajes tradicionales si lo hacen. Asimismo los concentrados llegan a fermentaren el rumen mucho mas rápido que los forrajes, aumentando la acidez del rumen que podría afectar a la fermentación normal de la fibra. A pesar de todos los beneficios que aporta un buen concentrado, se debe tener en cuenta que si este representa más del 70% de la ración, podría provocar problemas en la salud de los animales.

Por otro lado, es importante considerar que las vacas de alto rendimiento en la producción de leche, necesitan tambien alimentos que les proporcionen energía y proteínas, lo cual muchas veces la ración de forraje convencional no se abastece para cubrir estos requerimientos básicos. Es por eso que se convierte en una necesidad incluir los concentrados en la ración diaria de las vacas lecheras, ya que de esta manera se estará suministrando una fuente tanto de energía como de proteínas que permitirá complementar la alimentación por forrajes y cumplir así con las necesidades básicas del ganado lechero.

Por tanto los concentrados son considerados alimentos muy importantes, ya que mediante el empleo de este tipo de alimentos, se puede formular dietas para el ganado lechero, que permitirá maximizar la producción de leche, pero se debe tener en cuenta que no se puede administrar cualquier cantidad de concentrado en la dosis de alimentación diaria, ya que la máxima cantidad de concentrado que se le administra a una vaca no debe sobrepasar de 12 kg a 14 kg por día.

Dentro de los alimentos concentrados mas empleados tenemos:

Granos de cereales, donde básicamente se emplea cebada, maíz, arroz y trigo, caracterizándose por ser alimentos gran cantidad de energía a las vacas productoras de leche, pero su nivel de proteína es muy bajo. De esta manera los granos enteros de estos cereales se constituyen como excelentes fuentes de carbohidratos con características fermentables, lo cual permite un incremento considerable en la concentración de energía que ofrece la dieta a base de concentrados. Pero tambien se debe tener en cuenta que cuando el ganado consume en exceso granos de cereales en la dieta diaria, con mas de 12 kg, por vaca, se reduce la masticación así como la función del rumen, que es propio de este tipo de ganado y ademas  en el producto final que es la leche, se produce una disminución en el porcentaje de grasa presente en la leche.

Por otro lado existen distintos tipos de procesos industriales a los que son sometidos estos granos de cereales, con el fin de producir una serie de subproductos que de acuerdo al tipo de cereal empleado, ofrecen al ganado distintos valores nutritivos. Dentro de los mas comunes se tiene:

La Harina de gluten de maíz, que se produce en los molinos que se dedican a la producción de almidón de maíz. Con un promedio del 50%, este producto es una fuente muy importante de proteína y energía. Por su lado los salvados de granos de cereales como el trigo o arroz suministran la fibra necesaria a la dieta y aportan solo un 15% de proteína. En el caso del salvado de trigo, este es una fuente muy rica en fósforo y por sus propiedades puede ser usada como laxativa. Por su lado las cascaras de ciertos granos de cereales como la cebada, avena o trigo, contiene en promedio solo un 4% de proteína y un 85% de fibra altamente indigestible.

Los Sub productos de cervecería y destilería, en combinación con granos de cereales, se constituyen como excelentes fuentes de carbohidratos y proteína cuya naturaleza ademas de tener una digestión lenta. En el caso de los rebrotes de malta, estos suelen tener un sabor amargo, por lo que para usarse se suelen mezclar con otro tipo de alimentos. Por su lado los productos provenientes de las zanahorias, remolacha, papas y nabos, representan una buena fuente de carbohidratos, los cuales son fácilmente fermentables, por lo que proveen energía, sin embargo su aporte de proteína es mucho menor.

Los Subproductos de la industria azucarera, como la melaza o la remolacha azucarera, suelen ser interesantes fuentes de fibra con alta digestibilidad, que ademas por su contenido de azúcar los hace alimentos palatables o agradables. También se debe considerar que las harinas hechas de semillas oleaginosas son alimentos ricos en proteínas, ya que al ser un subproducto de los procesos industriales de extracción del aceite, suelen contener hasta un 50% de proteínas, lo cual resulta beneficioso para las dietas diarias de las vacas. 

Finalmente no se debe olvidar las proteínas de origen animal como las harinas de plumas o la clásica harina de pescado, que normalmente son muy resistente a la degradación en el rumen y por sus características son buenas fuentes de fósforo y calcio. En la producción de este tipo de harinas se deben tomar una serie de medidas preventivas para evitar alguna posible transferencia de infecciones. Recordar que la harina de pescado es una de las fuentes mas ricas en lo que  a proteína se refiere, con un 70% de proteínas en su composición, lo que lo hace el concentrado proteico por excelencia, por lo que para administrarse al ganado se debe emplear conjuntamente con otros productos que aporten los requerimientos del ganado lechero.