El Codex Alimentarius

Muchas veces hemos escuchado el termino Codex Alimentarius, generalmente en empresas que se dedican a la producción de alimentos, pues simplemente se trata de una organización cuya función  es garantizar alimentos inocuos y de calidad a todas las personas en cualquier lugar del mundo. Esto debido al crecimiento exponencial que ha tenido el comercio internacional de alimentos.

De este modo el Codex Alimentarius contribuye mediante sus normas, principios, directrices y códigos de prácticas alimentarias de nivel internacional, para lograr la inocuidad, la calidad y la equidad en el comercio internacional de alimentos. De este modo todos los consumidores o clientes pueden tener la confianza que los productos alimenticios que adquieren son inocuos y de buena calidad.

Es por este motivo que todas las preocupaciones de la sociedad consumidora relacionadas a la inocuidad de los alimentos ponen al Codex en el centro de los debates de carácter mundial, que básicamente consiste en reuniones donde se debate lo ultimo en los avances respecto a la biotecnología, plaguicidas, aditivos alimentarios y contaminantes.

Con el fin de asegurar la inocuidad de los alimentos las normas del Codex se basan en información científica, cuyos principios son respaldados por órganos internacionales especialistas en la evaluación de riesgos, o también en consultoras especiales utilizadas por la FAO y la OMS. A pesar que la aplicación de estas directrices son voluntarias, muchos gobiernos las han asumido como base para su legislación, que fiscaliza a empresas productoras de alimentos.

Se puede afirmar que el 99 % de la población mundial son miembros del Codex, siendo cada día mas países en vías de desarrollo que se integran y ponen en practica los principios del Codex, quien de algún modo busca proporcionar la financiación y capacitación efectiva a estos participantes con el fin de lograr los objetivos planteados y brindar un apoyo eficaz.

De este modo el hecho de ser miembro activo del Codex, implica que los países miembros se encuentren en la capacidad de participar optimamente en los mercados mundiales mas competitivos y de ese modo mejorar la inocuidad alimentaria para su propia población. Ademas como efecto secundario los exportadores tienen el conocimiento suficiente de lo que demandan sus potenciales clientes.

Por otro lado las organizaciones gubernamentales y las no gubernamentales internacionales tienen la opcion voluntaria de adquirir la función de entes observadores acreditados y respaldados por el Codex, a fin de proporcionar información y asesoramiento especializado a la Comisión. No olvidar que toda la información relacionada al Codex es de carácter público y gratuito.

De este manera el Codex Alimentarius, como una especie de código alimentario, se ha convertido en un punto de referencia a nivel mundial tanto para los consumidores y productores de alimentos, así como para los organismos nacionales e internacionales de control de los alimentos y los relacionados a organismos  que participan en actividades de comercialización internacional.

De este modo la aplicación de sus principios de protección de la salud de los consumidores se extiende alrededor del mundo. Este documento de alcance mundial sufrió desde su primera publicación una serie de modificaciones respecto al modo de funcionamiento del Codex, siendo cada vez mas adaptable a la realidad mundial, contándose hoy en día publicaciones en español, inglés, francés, árabe, ruso y chino.