Las bondades del Aceite de Pescado

Uno de los productos mas saludables que puede existir para el ser humano es el aceite de pescado, debido a todos los beneficios que le aporta al organismo del consumidor, quien ademas puede ingerir estos aceites comiendo pescado o tomando o a través de suplementos. Una característica muy importante que hacen que este producto sea muy beneficioso, es que este tipo de aceite contiene en su composición los denominados ácidos grasos omega 3, que se encuentran presentes en ciertas especies como la anchoveta, el atún, el salmón, el mújol, las sardinas, el arenque, la trucha, entre otros.

Se dice que en 3 onzas y media de pescado, existe al menos 1 gramo de ácidos grasos omega 3, por lo que se puede acceder a esta dosis tan solo consumiendo pescado. Pero también existe los suplementos elaborados en base a aceite de pescado, lo cual se extrae de ciertas especies como el arenque, el atún, el dorado, e incluso de la grasa de ballena o lobo marino. Estos suplementos son producidos industrialmente, donde para evitar su descomposición, se encuentran reforzados con una pequeña cantidad de vitamina E, pero también pueden encontrarse combinados con otras sustancias útiles para el organismo como el hierro, el calcio y otro tipo de compuestos como las vitaminas A,  C o D.

Por todas estas propiedades beneficiosas, el aceite de pescado se viene utilizando exitosamente para tratar cierto tipo de enfermedades, como aquellas relacionadas con trastornos del corazón y el sistema circulatorio. Es por eso que el aceite de pescado logra disminuir la presión arterial, así como los niveles de triglicéridos, que no son otra cosa que las grasas que producen el colesterol. Ademas este tipo de aceite se utiliza también para prevenir las cardiopatías o los derrames cerebrales. De acuerdo a ciertos estudios, se sabe que el uso continuo de este producto, logra disminuir los triglicéridos altos, logrando incluso la prevención de las enfermedades cardíacas así como los derrames cerebrales. Estos beneficios se materializan con una adecuada dosis de aceite, ya que de lo contrario al excederla se incrementa el riesgo de que suceda un probable derrame cerebral.

Ademas a lo largo del tiempo se ha considerado al pescado como un alimento por excelencia para el cerebro, ya que algunos suelen consumir pescado para ayudar a prevenir la depresión, la psicosis, la hiperactividad, el Alzheimer, entre otras enfermedades relacionadas con las funciones cerebrales. Asimismo el aceite de pescado es utilizado para tratar el glaucoma, y la degeneración macular senil, que es un trastorno que generalmente se manifiesta en personas de edad avanzada, lo cual puede afectar seriamente la visión.

Indicar también que el aceite de pescado resulta muy útil para las mujeres, ya que consumiendo este producto logran prevenir los dolores propios de la menstruación, así como el dolor de los senos y todas aquellas complicaciones que se producen como consecuencia del embarazo. Asimismo también resulta efectivo el aceite de pescado para el tratamiento de otras enfermedades como el asma, la diabetes, la obesidad, la dislexia, la osteoporosis, y ciertas enfermedades que implica la presencia de dolor e hinchazón como la psoriasis, combatiendo también los efectos secundarios producidos por ciertos fármacos empleados para el tratamiento del cáncer.

Incluso el aceite de pescado suele usarse para estabilizar la presión arterial de los pacientes que son sometidos a trasplantes, evitando así que los riñones se vean comprometidos por este tipo de intervenciones o por los medicamentos administrados con el fin de que el organismo rechace el órgano trasplantando. Lo importante es que este producto logra evitar que los vasos sanguíneos se cierren, garantizando por tanto una optima circulación, en especial cuando una persona es sometida a una intervención quirúrgica cardíaca.

No olvidar que el aceite de pescado tiene en su composición 2 de los más importantes ácidos grasos omega 3, como son el ácido eicosapentaenoico EPA y el ácido docosahexaenoico DHA. Ambos compuestos no pueden ser sintetizados por nuestro organismo, pero son requeridos por el mismo. Ademas el consumo adecuado de estos ácidos grasos Omega 3 en los niños recién nacidos, mejora notablemente sus habilidades físicas y cerebrales, contribuyendo asi al desarrollo de su inteligencia, marcando una clara diferencia con otros niños que no llegan a consumir Omega 3.

Por otro lado los ácidos grasos omega 3 del aceite de pescado sirve también para aliviar los síntomas de la artritis reumatoide, ya que tienen un efecto anti inflamatorio en el cuerpo, por lo que contribuyen a disminuir la rigidez que presenta esta enfermedad en especial por las mañanas, luego del descanso del paciente. También se sabe que el aceite es ideal para combatir la piel seca, pudiendo también servir para tratar una serie de enfermedades de la piel como la psoriasis, el eczema, la picazón, el acné, las irritaciones y todo tipo de lesiones que se presentan en la piel. Incluso el aceite brinda alivio inmediato contra la psoriasis, cuando se aplica directamente en la zona afectada.

Este producto se usa también para mantener un cabello saludable, ya que brinda una serie de nutrientes necesarios para los folículos pilosos, lo cual contribuye a prevenir la pérdida del cabello. Ademas es muy útil para contrarrestar en parte cualquier cuadro de alergias debido a su naturaleza inflamatoria. para aprovechar todas estas propiedades del aceite de pescado es recomendable consumirlo sancochado, a la parrilla o asado, pero evitar consumirlo frito ya que así se disminuye todas sus propiedades beneficiosas.